Видеокурс испанского языка: Уровень 4, урок 21

Opinar sobre las corridas de toros


Contenidos funcionales
Dar una opinión y valorar. Posicionarse. Expresar desacuerdo. Presentar un contraargumento. Expresar certeza. Expresar gustos. Expresar aversión.
Contenidos gramaticales
Usos del presente de subjuntivo en estructuras de opinión.
Contenidos socioculturales
Tópicos sobre las corridas de toros. Interés por los toros en España. El debate entre taurinos y antitauinos.


Las corridas de toros forman parte de la historia española. Son un símbolo con el que muchos extranjeros identifican nuestra cultura. Por eso existen estereotipos que relacionan a los españoles con los toreros y que identifican las corridas de toros como el principal entretenimiento de los españoles.
Los espectáculos con toros se celebran en España desde hace cientos de años, pero es a partir del s. XVIII cuando se celebran de una forma parecida a la actual. Y no sólo se celebran en España. En el sur de Francia, Portugal y varios países latinoamericanos, como Colombia, Venezuela o México también hay corridas de toros.
Además de las corridas, durante las fiestas patronales de muchos pueblos de España hay fiestas populares en las que los toros son los protagonistas. La más conocida, sin duda, son los encierros que se celebran en Pamplona durante las fiestas de San Fermín.
Las corridas de toros siempre han llamado la atención de la gente porque el torero necesita mucho valor para enfrentarse únicamente con un trozo de tela a un animal de más de 500 kilos y con grandes cuernos. Es evidente que torear es peligroso. Tanto, que casi todos los años un torero recibe una cornada muy grave. De hecho, a lo largo de la historia, grandes toreros han muerto en la misma plaza de toros.
En la actualidad la corrida de toros en España es un espectáculo que a la mayoría de la población no le interesa o no le gusta.
Aproximadamente sólo al 30% de los españoles les interesan los toros, les entusiasman, los ven por televisión o acuden a las plazas de toros. Incluso a muchas personas les apasiona un torero determinado y siguen su trayectoria a lo largo de la temporada taurina.
También hay un importante grupo de personas a las que les horroriza que se mate un animal por diversión, son los antitaurinos. Están completamente en contra de que mueran animales en un espectáculo y luchan por que se prohíban las corridas.
La discusión entre partidarios y detractores de las corridas de toros existen desde su misma aparición y en ella se han involucrado importantes intelectuales y artistas para defenderlas o criticarlas.
Los taurinos la llaman fiesta nacional porque dicen que es un espectáculo que representa a España. Los antitaurinos no están de acuerdo en lo de que represente a toda España, porque en algunas comunidades autónomas las corridas de toros despiertan muy poco interés, como Galicia, Cataluña o Canarias.
Los antitaurinos no consideran que haya que matar a ningún animal para divertirse. No soportan ver como un toro sufre y muere en el ruedo delante de unos espectadores. Están absolutamente convencidos de que el animal sufre cuando lo pican o le clavan las banderillas.
Para los defensores de las corridas de toros es una fiesta. Están a favor porque dicen que tiene belleza y estética. La ven como una forma de arte.
Los antitaurinos no están en absoluto de acuerdo. Para ellos la corrida de toros consiste en torturar a un animal y no creen que eso sea una forma de arte. De hecho, ni siquiera creen que sea un espectáculo civilizado.
Para los taurinos, no hay duda de que se trata de un espectáculo artístico lleno de simbolismo en el que aparece la relación entre el ser humano y la naturaleza; entre lo masculino y lo femenino; entre la vida y la muerte. El toreo representa una danza entre el hombre y el animal, al que finalmente consigue dominar con su valor. El toro, que es grande y fuerte, simboliza lo masculino; mientras que el torero, con su traje ajustado, zapatillas y medias, representa la parte femenina que danza y seduce a su oponente.
Los detractores de las corridas de toros piensan justo lo contrario. No están de acuerdo con que sea un arte. Para ellos se trata de un espectáculo cruel en el que se tortura a un animal indefenso que finalmente muere. Lo encuentran un espectáculo bárbaro.
Según los taurinos, las corridas son una tradición que forma parte de nuestra historia. Las fiestas con estos animales se celebran desde hace siglos y las tradiciones se deben mantener.
Los antitaurinos no dudan de que sea una tradición muy antigua. Pero no se puede olvidar que si una tradición no es civilizada, se debe eliminar por muy antigua que sea.
De lo que no hay ninguna duda es de que el espectáculo de los toros está tan arraigado en nuestra cultura, que la lengua española tiene muchas expresiones relacionadas con las corridas, como estar hecho un toro; ver los toros desde la barrera; torear a alguien; cambiar de tercio; ponerse el mundo por montera; tomar el toro por los cuernos; hasta el rabo, todo es toro; lidiar con un problema; echar un capote; salir por la puerta grande.
назадв меню видеокурсавперед

Добавить комментарий